TEXTO

NO SOMOS LOS PRIMEROS, NI LOS ULTIMOS, PERO DECIMOS LA VERDAD 
Diario Virtual del Partido de Lomas de Zamora 
Fundado el 4 de Abril de 2009 
CONTACTOS el_pacto@hotmail.com

MUNICIPIO DE LOMAS DE ZAMORA

GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

Entrada destacada

Mons. Lugones pidió a los diáconos “cercanía misericordiosa”

Mons. Lugones pidió a los diáconos “cercanía misericordiosa”  Miercoles 16 Ago 2017 | 10:31 am Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA): E...

CACHORROS

CACHORROS

sábado, 9 de agosto de 2014

EL DIA QUE EVITA "TRAJO LA LUZ" A VILLA GALICIA

Esta debió ser la nota que saliese durante la fecha de aniversario del "paso a la inmortalidad" de la "Abanderada de los humildes". No obstante, dado el tema del chequeo de la información, debimos tardar unos días más para su elaboración, por lo que, pedimos humildemente disculpas por el retraso.

Finales de la década del cuarenta. Plena euforia del gobierno del General Perón. Eva Duarte brillaba en lo más alto del firmamento, y sin lugar a dudas, estaba en el apogeo de su poder político. Por aquel entonces, el barrio lomense de Villa Galicia era un conglomerado de Inmigrantes, en su mayoria italianos y españoles. Gente trabajadora, que habían venido a "hacer la América", tras la segunda guerra mundial, buscando un futuro mejor para sus hijos, y para si mismos, en base al trabajo genuino.
Como muchos inmigrantes, venían a vivir, pero no se hacían ciudadanos, o sea que vivían y trabajaban en el país, pero no se inmiscuían en la vida ciudadana de la Nación, es decir, no votaban por no llegar a tramitar la carta de ciudadanía.
Desde ya que no eran ciudadanos de segunda, simplemente el inmigrante que llegaba de Europa en aquel entonces -o algunos años antes-, ponían en primer lugar el poder trabajar (y darle de comer a sus familias, darles una vivienda, cosa que en sus terruños les era difícil), que el hecho de emitir votos, o involucrarse en la vida política de la nación.
Ocurrió que el vastos sectores de este barrio lomense no había luz eléctrica -si existía en algunos sectores, pero luego no existían los tendidos de cables suficientes para llegar a todas partes-, CADE, así se llamaba la empresa de electricidad en aquel momento (ni Segba ni EDESUR), no atendía los reclamos de estos vecinos, y las autoridades poco podían hacer para solucionar el tema.
Fue allí donde un grupo de vecinos (todos inmigrantes) decidieron enviarle una carta a Eva Perón. Pero no ir a su Fundación a entregarla personalmente, sinó enviarla desde la misma estafeta que existia en Villa Galicia, la cual se ubicaba a dos cuadras de la hoy todavía existente comisaría de ese Barrio. Como nadie militaba políticamente, no había "cuña" de ninguna especie, simplemente mandaron la carta firmada por los vecinos, solicitándole a Eva Perón, simplemente la luz que sus casas necesitaban.
Nadie la conocía, simplemente era conocido las cosas que hacía a través de los diarios de la época, o los noticiarios del cine del Club Ituzaingó , el cual pasaba tres peliculas una vez a la semana.
Pasó un tiempo, y a la estafeta llegó la carta de la primera dama. Todos los vecinos acudieron a ver lo que les había contestado Evita. En la misma se excusaba de no poder hacer nada, que no se trataba de algo de su competencia.
Los vecinos se miraron con desilusión. Si la gran Eva no era capaz de eso, con la fama de solucionar los problemas que tenia, nadie les podía solucionar el tema de la luz. Y tras la reunión, cada cual partió en silencio a sus casas.
Esa misma tarde, desde Pasco (que en aquel momento tenía grandes zanjones y los fines de semana se corrían carreras de autos) arriba un Jeep, con varios capataces de la CADE, furibundos, los cuales interrogaban a los vecinos para saber "quien había sido quién los increpó ante el gobernador quienes los levantó en peso", mientras detrás del jeep venia una "chata" con postes y una cuadrilla tendiendo la primera línea de luz que tuvo el barrio. Los vecinos entendieron todo. Ellos jamás contactaron al gobernador. De hecho, ninguno podría haber llegado a el. Solo EVITA podía haber llegado al gobernador, y ordenado que debían darle la luz a ese barrio.
Aún los que recuerdan ese suceso, gente de mas de 70 años, cuentan el relato y les brillan los ojos, "sueltan" todavía alguna lágrima de la emoción. Y es apenas uno de las miles de anécdotas que se pueden contar acerca de la "Abanderada de los Humildes". Este caso, con el sabor de que la misma se gestó, dentro del Partido de Lomas de Zamora.

G.M.d.S.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario