TEXTO

NO SOMOS LOS PRIMEROS, NI LOS ULTIMOS, PERO DECIMOS LA VERDAD 
Diario Virtual del Partido de Lomas de Zamora 
Fundado el 4 de Abril de 2009 
CONTACTOS el_pacto@hotmail.com

MUNICIPIO DE LOMAS DE ZAMORA

GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

Entrada destacada

Mons. Lugones pidió a los diáconos “cercanía misericordiosa”

Mons. Lugones pidió a los diáconos “cercanía misericordiosa”  Miercoles 16 Ago 2017 | 10:31 am Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA): E...

CACHORROS

CACHORROS

miércoles, 30 de julio de 2014

PROVINCIA DE BUENOS AIRES, SANGRIENTA

PROVINCIA DE BUENOS AIRES, SANGRIENTA 
 La Constitución Nacional y otras leyes, garantizan, aseguran y promueven nuestra libertad. Teniendo a la libertad individual, como un tesoro inviolable y propio de cada persona. 

 Una persona desaparecida, era algo común en los tiempos de la sangrienta Dictadura; donde, desde el poder usurpado y con la complicidad de las fuerzas de seguridad, se disponía de la vida y libertad de cualquier persona que se tuviera como enemigo del régimen.
 En esos crudos años, todos sospechábamos de todos.
 Ese es informante, ese en algo raro anda. Así cada día, mirábamos con recelo y desconfianza a cada persona cercana. El “no te metas” y el “algo habrá hecho”, se acuño a fuego en nuestra mente.
 Todo lo que pasaba era algo “normal” y ajeno a nuestra vida de laburante; las desapariciones y los enfrentamientos prefabricados por las llamadas “fuerzas conjuntas”, tejían un macabro relato de personas muertas, que con su sangre teñían el suelo argentino.
 Era difícil sobrevivir; es que en esa época, un comentario malicioso te hacia acreedor a un pasaje de ida a una tumba desconocida y por tu persona nadie preguntaba, nadie reclamaba.
 La legalidad se enfrentaba con los revolucionarios, por fuera de la Ley, si es que existe legalidad en una dictadura.
La tortura, los tormentos y los asesinatos eran las herramientas utilizadas para aplacar esa sed de libertad.
 Miles de ciudadanos pagaron con sus vidas, la forma alienada de instaurar, una forma de vida acorde a lo mesiánicos pensamientos de la dictadura.
 Años mas tarde, como manantial de vida llego la ansiada Democracia. Con lagrimas en los ojos y el corazón lleno de emoción, festejamos su nacimiento.
 Liberados del yugo opresor de nuestras vidas y pensamientos, tuvimos la libertad, después de muchos años, de pensar distinto.
 Las promesas políticas de libertad y de seguridad de nuestras vidas, llenaron toneles, que fueron almacenados en algún lugar del espacio sideral; y que por ese caprichoso designio del destino, en la actualidad, nadie sabe quien lo hizo y donde las guardo.
 Al igual que la caja de Pandora, guardamos la esperanza de que alguien se acuerde de esas promesas y las cumpla.
 Los ciudadanos tomamos con recelo, las sonrisas afables de los candidatos en campaña. El saludo amistoso desplegado para la multitud que lo sigue; su pose para la foto con los “del partido” .
 Es que nosotros los “viejos” , tenemos el refrán de : si te quemas con leche, al ver una vaca lloras. Y en estos últimos años, venimos quemándonos muy seguido.
 La expresión seguridad publica, utilizada a raudales en cuanto acto político realizan los candidatos, se esta tomando a chiste en boca de los llamados “futuros representantes del pueblo”, que ajenos a nuestro diario sufrir, disfrutan las mieles de su éxito personal.
 Y la Provincia de Buenos Aires, muestra al mundo, que la tierra se puede regar con sangre inocente de los vecinos; que los tiempos de la Dictadura, en forma macabra, se puede comparar con lo que estamos viviendo en la actualidad, y que podes desaparecer sin que nadie te encuentre.
 Es cuando tomo conciencia que la delincuencia goza de la impunidad garantizada por un Estado ausente; que la policía entrenada para defender tus derechos constitucionales se te ríe en la cara cuando sos victima, y se convierte en una desalmada institución cuando en forma salvaje te muele a golpes por tus reclamos laborales.
 Vecinos asesinados, trabajadores golpeados, personas desaparecidas, la delincuencia dueña de la Provincia, los carteles de la droga con zona liberada; esta es la radiografiá cruda y descarnada de un gobierno democrático que se va.
 Me siento escupido en la cara, al escuchar al “gobernador” pedir por un vecino secuestrado; hecho famoso por ser el padre de ….; me entristece que no haya puesto el mismo empeño en tantos otros vecinos victimas, que pagaron con su vida lo ineficiente de su gobierno.
 La desverguenza vuelve a mostrarse; claro todo vale para la campaña electoral. Y lo inmoral se superpone con la cordura, insultando a la sociedad con su actitud.
 El hecho ser hijo de ….o pariente de....., te hace acreedor de tener un trato especial ; en esos casos, existen medios de investigación y los “patas negras” se mueven con la celeridad del rayo. La justicia va a tu casa, te consuela y te ayuda.
 Y la igualdad ante la Ley tan pregonada, se hace trizas ante estas actitudes de un gobernador deseoso de ser rey.
 Inmorales, desvergonzadas, impúdicas, son las actitudes de la persona que por una ambición personal desmedida, se vale de cualquier estratagema para llegar a la cima del poder público.
 En tanto los vecinos de la Provincia, esperan que pronto lleguen las amadas elecciones para hacerle saber a este señor; que no posee la capacidad necesaria para dirigir a esta noble Patria.
 Que el daño que hizo y hace en el territorio bonaerense, es de mucha gravedad; a cada paso brota una gota de sangre.
 Sangre de gente inocente, que no debe ser utilizada para sus planes personales.
 Y los ciudadanos, esperamos que el futuro gobernador, este ciertamente comprometido con las promesas de seguridad, igualdad, libertad, sanidad y educación.
 Que la Justicia sea igual para todos, que los trabajadores no sea golpeados cuando reclaman, que haya realmente seguridad y por sobre todo que la plata del Estado sea destinada al pueblo.
 Todo lo escrito, es el pensamiento de un viejo, que tiene simplemente; deseos de Igualdad y Libertad.

 Alfredo Silverio Rodriguez 
 DNI.11.894.278 
 Almirante Brown Seguridad Ciudadana

No hay comentarios.:

Publicar un comentario