TEXTO

NO SOMOS LOS PRIMEROS, NI LOS ULTIMOS, PERO DECIMOS LA VERDAD 
Diario Virtual del Partido de Lomas de Zamora 
Fundado el 4 de Abril de 2009 
CONTACTOS el_pacto@hotmail.com

MUNICIPIO DE LOMAS DE ZAMORA

GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

Entrada destacada

El obispo dio una reglamentación para los sacramentos del Bautismo y el Matrimonio

El obispo dio una reglamentación para los sacramentos del Bautismo y el Matrimonio  Una “Reglamentación sobre la celebración de los sacr...

CACHORROS

CACHORROS

jueves, 14 de agosto de 2014

LA IGLESIA Y LA INSEGURIDAD

LA IGLESIA Y LA INSEGURIDAD
 Argentina toda, esta sintiendo en carne viva, como la violencia de una delincuencia impune, se apodera de las calles. 

 Los ciudadanos se ven amenazados en forma cotidiana por este flagelo, que hace la vida insoportable, que la torna oscura y gris en cada rincón del país.
 Todos los representantes de la Iglesia, enarbolando el pedido de un pueblo que asume su rol de victima, sale a la palestra para reclamar a nuestros gobernantes, la toma de conciencia de lo que esta pasando.
 Hay un pueblo trabajador que es avasallado por las hordas salvajes de la delincuencia, sin que el poder político tome medidas coherentes para frenar los derechos ciudadanos vulnerados.
 La vida de cada ciudadano de la Nación Argentina, esta en manos del omnipresente Estado, que posee todas las atribuciones conferidas por la Carta Magna, que en sus 129 artículos, brinda las herramientas necesarias para timonear con solvencia este gran país.
 Son solo 129 artículos, de lectura amena y de sabias propuestas; pero que a mi entender, algunos políticos no tienen el tiempo suficiente para ver su contenido y por eso no hacen lo que deberían hacer.
 Es que la torta de las próximas elecciones, se esta cocinando a fuego lento. Y ninguno se quiere perder tajada. Todos se acercan al fogón para ser parte del gran festín que a sus “atribuladas vidas” les dará un lugar honorable, en la boleta electoral.
 La sociedad entre tanto, como el costillar; esta a la parrilla, corriendo como conejo asustado, para no ser blanco de una delincuencia impune, que se mofa de la justicia y de las fuerzas de seguridad.
 Nada detiene este vorágine trágica de vandalismo que el pueblo sufre. Y los encargados del gobierno, ausentes sin aviso; solo se prueban ropa para la contienda electoral que se avecina, si darse cuenta que a sus espaldas, cientos de vidas fueron segadas por una violencia demencial.
 Ahora, las paredes se inundan de afiches con caras sonrientes de políticos, que, son una burla a todos nosotros. Muestran sus fauces deseosas de poder y su bien cuidado rostro, pero acciones directas para combatir al delito: ninguna.
 Hipócritas, miran el campo cultivado, frotándose las manos para tomar la cosecha, pero no le alcanzan un vaso de agua al sediento trabajador, que con su esfuerzo hace grande a nuestra Nación.
 Pero bien que, cuando los obreros reclaman por su trabajo, los muelen a palos con las “fuerzas de seguridad”. El caso LEAR, es la muestra palpable de la intolerancia del poder político, ante los reclamos sociales.
 Cuando el trabajador reclama por sus derechos, se lo convence a garrotazos para que desista de su actitud, y cuando la sociedad reclama por seguridad, se la convence de que no hay inseguridad, solo hay una “sensación”.
 “Sensación”, que esta llenando los cementerios con cuerpos de ciudadanos, confiados y crédulos de las promesas dadas en época de campaña electoral. Y lo cíclico de los tiempos políticos, nos pone nuevamente en el eje de la tormenta.
 Es que en campaña, todo vale. A la basura se la esconde, a las necesidades sociales se las ignora. Y que el costo lo pague el de mas abajo; la sociedad es la base de la estructura y por ello asume obligadamente con su cuerpo la inoperancia de los gobernantes.
 La gravedad de la situación es tal, que hasta el mas osado delincuente teme por la acción que puedan tomar con el, sus compañeros de correrías.
 La desesperación de la Bonaerense por mostrar “resultados” al poder político y de caras a la sociedad, hace temer nuevamente que los “enfrentamientos armados” vuelvan a ponerse en practica.
 Recuerdos fatídicos de matanzas sin perdón vienen frescos a mi memoria, Mariano Ferreyra, Kosteki y Santillan, Masacre de Avellaneda, Masacre de Andreani, Masacre de Budge.
 Estas y muchas mas, fueron armadas y presentadas a la sociedad como “enfrentamientos”, hechos que la justicia no pudo corroborar su autenticidad en algunos casos. y otros que solo eran crueles asesinatos por parte de los efectivos de la “mejor policía del mundo”.
 Muchos inocentes mueren a diario bajo las balas de la delincuencia, ante una policía Bonaerense, que se muestra de vacaciones.
 Los “representantes del pueblo”, al parecer no están para atender esas nimiedades, ellos, son felices al ponerse de novio con tal modelo, asistir a programas televisivos, mostrando al pueblo lo jocoso que son.
 Pero cuando deben sentarse a legislar sobre las cuestiones primordiales de una mejor calidad de vida para la sociedad, se enfundan en esa caparazón de tortuga de la que no salen hasta la próxima elección.
 Se alejan tanto de la sociedad, que ya tienen su propia casta social, la “clase política”. Y cuando uno les reclama su tardanza en resolver los problemas cotidianos, se escudan en “ bueno, es que la sociedad todavía no esta preparada” o “mire, es que el pueblo nos ha pedido”.
 Por ejemplo, cuando pedí a los legisladores la Ley contra el “Grooming” (acoso sexual por internet), se tardaron cuatro años en aprobarla. Al preguntarle a un diputado el motivo de esa tardanza, me hizo saber que los tiempos de la sociedad, no son los mismos que maneja el Congreso.
 En ese tiempo perdido, sin legislación, la sociedad debe apelar a lo que llamamos “arreglate como puedas”.
 Cuando se habilito como elector a las personas con 16 años, los mismos legisladores, salieron a decir que eran muy chicos, que no podrían darse cuenta de lo que significaba el voto.
 Yo recuerdo y se los hice saber, que hace mas de 30 años, jóvenes con dos años mas, fueron enviados a nuestras Islas Malvinas, a matar y a morir.
 En su oportunidad, manifesté que era perogrullada lo que decían, por que los legisladores desde su cómodo sillón, adivinaban lo que pasaba por la mente de nuestros jóvenes.
 Ahora la misma casta gobernante, te repite hasta el cansancio, que la violencia con la cual se vive actualmente es solo una “sensación”. Que si sos obrero y reclamas por tu trabajo, hay que molerte a palos, para que sepas que en la democracia esas actitudes revoltosas no se permiten.
 Esta misma casta, con los mismos nombres que se repitieron por años, ahora en diferentes partidos, salen a empapelar las ciudades, diciéndote que lo verdaderamente bueno, “esta por venir”.

 P.D. Para ellos claro. ¿O usted pensaba, que era para la sociedad?

 Alfredo Silverio Rodriguez 
 DNI-11.894.278 
 Almirante Brown Seguridad Ciudadana

No hay comentarios.:

Publicar un comentario