TEXTO

NO SOMOS LOS PRIMEROS, NI LOS ULTIMOS, PERO DECIMOS LA VERDAD 
Diario Virtual del Partido de Lomas de Zamora 
Fundado el 4 de Abril de 2009 
CONTACTOS el_pacto@hotmail.com

MUNICIPIO DE LOMAS DE ZAMORA

GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

Entrada destacada

La Iglesia en la UNLZ habló sobre el impacto del narcotráfico en el país

La Iglesia en la UNLZ habló sobre el impacto del narcotráfico en el país   El obispo diocesano, monseñor Jorge Lugones SJ, cerró hoy las...

CACHORROS

CACHORROS

lunes, 1 de septiembre de 2014

TOC. TOC... SCIOLI ¿ESTAS AHI?


TOC. TOC... SCIOLI ¿ESTAS AHÍ? 
 ASESINADO POR LA BONAERENSE 

 Diez policí­as bonaerenses, entre ellos un comisario mayor y otro inspector, fueron procesados y detenidos este viernes por la noche en la causa en la que se investiga el crimen del agente de la Secretarí­a de Inteligencia (SI) Pedro Viale, alias "Lauchón", muerto durante un allanamiento en su casa de la localidad de Moreno el año pasado.
 Fuentes judiciales informaron que la medida fue dispuesta por el juez federal de Morón Juan Pablo Salas y alcanza a integrantes de la División Drogas Ilícitas y de la División Especial Grupo Halcón, quienes fueron procesados por "homicidio agravado por su función" y se les trabó embargo por 200.000 pesos a cada uno.
La decisión alcanza al comisario mayor (r) José Armando Tsuruoka; el comisario inspector Enrique Roberto Maldonado; los capitanes José Antiochán y Raúl Héctor Castro; el subcomisario Hugo Orlando Fassone; los oficiales principales Damián Norberto Ignomirellio y los sargentos Cristian Adrián Herrera y Pedro Nelson Alegre.
 Al momento del hecho, Tsuruoka era superintendente de Drogas Ilícitas del Ministerio de Seguridad; Maldonado, jefe de Drogas Ilícitas de San Miguel; Fassone de Drogas Ilícitas de Lomas de Zamora y el resto pertenecía al Grupo Halcón.
 Según la resolución a la que accedió Télam, "se tiene por demostrado prima facie, que el comisario inspector Maldonado se encontraba desarrollando una investigación que involucraba a quien en vida fuera Pedro Tomás Viale, miembro activo de la SI."
 Maldonado declaró que "Lauchón" aparecía en comunicaciones telefónicas con un hombre identificado como Rodolfo Carricaburo, a quien investigaba desde hacía dos años en una causa por narcotráfico.
 En función de ello, el juez federal de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta, dispuso diversos allanamientos, para lo cual Maldonado "requirió, sin autorización previa ni consulta al magistrado, el apoyo del Grupo Halcón, solicitud que canalizó a través del comisario mayor Tsuruoka", dice el fallo.
 El procedimiento fue comisionado al oficial principal Fasone, a pesar de no pertenecer a la dependencia que investigaba, quien el 9 de julio de 2013, alrededor de las 5.45 hs concurrió al domicilio de Rocha Blaquier 1502, de La Reja, partido de Moreno, junto los siete efectivos del grupo Halcón ahora procesados.
 "Sin que mediaran los motivos de orden público ni urgencia por los que el magistrado autorizara el uso de la fuerza pública o los servicios de un cerrajero, ingresaron violentamente mediando la efracción de la puerta, no identificándose como policías, provocando la reacción del imputado", señala el juez Salas.
 El magistrado afirmó que esto sucedió "a pesar de que (Lauchón) solicitara que se identificaran como policías, y abusando de su función, dieron muerte a Viale, en quien impactaron once disparos, provenientes de las armas que portaban el oficial Martínez y el sargento Alegre".
 "La forma en que se desarrolló el operativo fue deliberadamente violenta, ello con el solo objeto de lograr la reacción de la víctima, y amparar de tal modo en un uso de la fuerza 'legal' la respuesta que terminara con la vida de Viale", remarcó.
 El juez Salas dijo que tanto Tsuruoka como Maldonado "conocían los pormenores de la causa en la que venía siendo investigado Viale y la calidad de agente de la Secretaria de Inteligencia del mismo".
 Sin embargo, a pesar de ser dos funcionarios con vasta experiencia en el campo, "convocaron unilateralmente un escalón del grupo especial, a efectos de que participara en el procedimiento de la vivienda del ahora occiso", agregó el magistrado.
 El juez remarcó que si bien mediaba una orden judicial legítima y que la misma habilitaba al uso de la fuerza pública en caso de resultar estrictamente necesario, por las características de la finca de Viale no se encontraba justificado.
 En la resolución también se mencionó que Viale "no era una persona con antecedentes violentos, y que los hechos por los cuales se lo investigaba se encontraban principalmente vinculados con la ocupación de inmuebles libres o herencias vacantes y su posterior regulación documental".
 Entonces, para el juez "tanto la utilización del grupo Halcón, como el modo en que se desarrolló el accionar del mismo, tuvo en miras el daño final causado, y que nunca existió en la intención de los autores la sola idea de la correcta ejecución de una orden ajustada a los estándares que posibilitaran la realización de un procedimiento regular e incruento".
 Bueno, después de leer esta noticia, no queda mas palabras para decir; la Bonaerense, esta perdida en una maraña de connivencia delictual y no se amilana para nada, a la hora de asesinar a personas que por uno u otro motivo le disputan su dominio territorial.
El vecino ve desfilar ante sus ojos, una cruda realidad solo vista en las películas y de una trama intrincada que sube los peldaños del poder hasta la cima del gobierno.
Por su verticalidad estructural, la Bonaerense debe comunicar sus acciones a realizar a cada escalón de comando superior y así se llega hasta la máxima autoridad policial y política.
Es evidente que este crimen contaba con autorización superior, y no sería nada raro que, si se analiza el contenido o destinatarios de los llamados telefónicos que se hicieron antes y después del asesinato, muchos estarán buscando un buen abogado penalista para que los asesore.
Esta semana, muchos pedirán explicaciones de algo, que ya todos sabían.
El asesinado molestaba, y debía ser estrategicamente eliminado para seguridad de los tenedores del poder, lo que se llama en la jerga de inteligencia, "un daño colateral menor" "para evitar riesgos mayores".
 Se previene el peligro, eliminado la causa que pudiera dar lugar al mismo.
Mientras la Bonaerense muestra su poder de fuego a la sociedad; y que sus designios mortales se llevan a cabo sin ningún miramiento. Nosotros los vecinos, vemos que la violencia impune, asola nuestros barrios.
El Gobernador, de parranda y gastando fortunas para empapelar de naranja las ciudades.
Es el anuncio cierto, cruel y trágico, de lo que se ve en su publicidad proselitista,
 "Lo mejor esta por venir".

 Alfredo Silverio Rodriguez 
 DNI.11.894.278 
Almirante Brown Seguridad Ciudadana

No hay comentarios.:

Publicar un comentario