TEXTO

NO SOMOS LOS PRIMEROS, NI LOS ULTIMOS, PERO DECIMOS LA VERDAD 
Diario Virtual del Partido de Lomas de Zamora 
Fundado el 4 de Abril de 2009 
CONTACTOS el_pacto@hotmail.com

MUNICIPIO DE LOMAS DE ZAMORA

GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

Entrada destacada

La Iglesia en la UNLZ habló sobre el impacto del narcotráfico en el país

La Iglesia en la UNLZ habló sobre el impacto del narcotráfico en el país   El obispo diocesano, monseñor Jorge Lugones SJ, cerró hoy las...

CACHORROS

CACHORROS

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Inauguraron un cinerario en Lomas de Zamora

Inauguraron un cinerario en Lomas de Zamora 
 Miercoles 5 Nov 2014 | 09:50 am 
 Mons. Jorge Vázquez, en la inauguración del cinerario.

Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA): En coincidencia con la conmemoración de los fieles difuntos, el obispo auxiliar de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Vásquez, inauguró y bendijo el domingo 2 de noviembre un cinerario en la parroquia Nuestra Señora de Luján, acompañado del párroco de la comunidad, presbítero Mario Aguirre. 

 En coincidencia con la conmemoración de los fieles difuntos, el obispo auxiliar de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Vásquez, inauguró y bendijo el domingo 2 de noviembre un cinerario en la parroquia Nuestra Señora de Luján, acompañado del párroco de la comunidad, el presbítero Mario Aguirre.
 Con este nuevo espacio especialmente dedicado al reposo de las cenizas de los difuntos en el interior del templo, la diócesis sumó un espacio más para que las personas dejen las cenizas de sus seres queridos previo registro en actas parroquiales.
 Atendiendo al Directorio sobre Religiosidad Popular y Liturgia, muchas diócesis comenzaron a instalar en determinados templos un espacio físico para las cenizas de los cuerpos de los hermanos difuntos, con la mesura y decoro que la Iglesia siempre ha mostrado en este aspecto.
 El lugar para colocar un cinerario puede ser el atrio, sea éste cubierto o descubierto, o en algún espacio verde que tenga el templo, siempre que sea un espacio digno. Puede ser una fosa de dos o tres metros de profundidad, de un metro por lado, con una abertura de 20 centímetros por donde introducir las cenizas.
 Su ornamentación no debe ser ni pomposa ni tan disimulada que pase inadvertida. Puede ser construido un cuadrado, rectángulo o cilindro de unos 80 centímetros de alto, con una tapa de hierro o mármol con candado para su resguardo.
 También es recomendable que las cenizas sean depositadas sin urna para que no ocupen lugar por la misma capacidad de la fosa (de todos modos, en un metro cúbico entran 5.000 cenizas). También se aconseja depositar las cenizas luego de una misa con los familiares y amigos, celebrada en el templo. Puede también ser un día fijado por semana o por mes, como gesto comunitario y convocando a varias familias.
 También se aconseja hacer una pequeña paraliturgia o procesión con todos los fieles que han participado de la misa hasta el lugar de la sepultura, y una aspersión de cada ceniza antes de que la familia las deposite en el cinerario.+

No hay comentarios.:

Publicar un comentario